Investigación

En la Fundación Antonio Guerrero estamos preocupados por el avance en materia de salud y bienestar social . Por ello queremos apoyar proyectos que busquen la mejora en la calidad de vida de las personas con diversidad funcional. De ahí que que nuestra fundación realice una apuesta sería por la investigación cientifica.

En curso

Proyecto MITOCURE

Las enfermedades mitocondriales abarcan un amplio espectro de trastornos musculares y neurodegenerativos, crónicos y progresivos, causadas por mutaciones en el ADN nuclear (nDNA) o mitocondrial (mtDNA), la mayoría de las cuales no tienen tratamiento eficaz.
Este proyecto pretende evaluar la efectividad terapéutica de los distintos tratamientos en los fibroblastos derivados de los pacientes mitocondriales y en células
neuronales generadas por reprogramación directa. Para conseguir este objetivo, se estudian los efectos de estos tratamientos sobre las alteraciones fisiopatológicas
presentes en los fibroblastos y células neuronales derivadas de los pacientes.
En los modelos celulares se estudian la proliferación celular, las actividades enzimáticas de la cadena respiratoria mitocondrial, los niveles de coenzima Q 10 , los niveles de expresión de las proteínas mitocondriales, el potencial de membrana mitocondrial, y la activación de mitofagia y/o la apoptosis.

El cribado farmacológico personalizado se basa en la hipótesis de que diferentes mutaciones o la variación genética interindividual pueden contribuir significativamente tanto a la susceptibilidad a las enfermedades como a la respuesta a los tratamientos farmacológicos. El objetivo de la medicina personalizada es maximizar la probabilidad de la eficacia terapéutica y reducir al mínimo el riesgo de toxicidad de los medicamentos para un paciente individual.
Los objetivos del proyecto son eminentemente prácticos y se ajustan a las principales prioridades de investigación establecida por las asociaciones de pacientes ya que
generará modelos celulares de la enfermedad, evaluará las cascadas moleculares que conducen a su desarrollo y tiene por objeto encontrar nuevas terapias personalizadas
efectivas en los pacientes mitocondriales.

Aportaciones realizadas hasta la fecha al proyecto MITOCURE
Diciembre 2018: 9000€
Junio 2019: 10000€
En fase de resolución

Abordaje en el tratamiento de las epilepsias

La epilepsia es un trastorno provocado por el aumento de la actividad eléctrica de las neuronas en alguna zona del cerebro en particular (epilepsia focal) o en todo el cerebro (epilepsia generalizada).
La epilepsia no es contagiosa. El tipo más frecuente de epilepsia, que afecta a 6 de cada 10 personas con la enfermedad, es la epilepsia idiopática, es decir, la que no tiene una causa identificable.
La epilepsia con causas conocidas se denomina epilepsia secundaria o sintomática. Sus causas pueden ser:
• daño cerebral por lesiones prenatales o perinatales (por ejemplo, asfixia o traumatismos durante el parto, bajo peso al nacer);
• malformaciones congénitas o alteraciones genéticas con malformaciones cerebrales asociadas;
• traumatismos craneoencefálicos graves;
• accidentes cerebrovasculares que limitan la llegada del oxígeno al cerebro;
• infecciones cerebrales como las meningitis y encefalitis o la neurocisticercosis;
• algunos síndromes genéticos;
• tumores cerebrales.

De todos los afectados por epilepsia, en torno a un 25 por ciento sufre de epilepsia farmacorresistente y además existen 26.000 casos de pacientes epilépticos diagnosticados con discapacidad, de los cuales sólo el 25 por ciento se encuentra en situación laboral activa. 18.000 de ellos sufren limitaciones en el trabajo, y 12.000 tienen dificultades para desplazarse a su centro de trabajo.
Es por ello que desde hace años la OMS y sus asociados reconocen que la epilepsia es un importante problema de salud pública. Con el lema “Sacar a la enfermedad de las sombras”, la OMS, la Liga Internacional contra la Epilepsia y la Oficina Internacional para la Epilepsia han dirigido una Campaña Mundial para proporcionar mejor información, aumentar la sensibilización y fortalecer los esfuerzos públicos y privados por mejorar la atención y reducir el impacto de la enfermedad y es aquí donde se encuadra nuestro esfuerzo.

Convocado por concurrencia competitiva.

19 nov 2019

El pasado 15 de noviembre, ha finalizado el plazo establecido en las bases de la convocatoria, por concurrencia competitiva, que publicó en su página web la Fundación AK-Antonio Guerrero con la finalidad de apoyar, mediante subvención económica, proyectos de investigación encaminados al avance en el conocimiento de Epilepsias.
A la convocatoria se presentaron dos proyectos. Tras su evaluación, siguiendo los criterios de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), se han considerado ambos subvencionables dada la alta cualificación de los investigadores que conformaban los equipos de investigación y la calidad de los proyectos. En breve se informará a los Investigadores Principales sobre el alcance de dicha subvención.
Agradecemos la confianza depositada en nuestra Fundación y nos sentimos orgullosos de contribuir en la medida de nuestras posibilidades al desarrollo de la ciencia y en particular en la mejora de las condiciones de vida de aquellos pacientes que sufren enfermedades tan devastadoras que cursan con Epilepsia.

En fase de planificación

Estrategias de neuroeducación en el abordaje de la atención al alumnado en los centros docentes

Los recientes estudios neurocientíficos están contribuyendo a mejorar la comprensión sobre los procesos que intervienen en el aprendizaje social, emocional y académico del ser humano y la forma en que nos relacionamos y nos comportamos en este mundo siempre cambiante.
La actual neurobiología interpersonal, disciplina creada por Siegel, plantea que no existen cerebros aislados y que el cerebro es un órgano de adaptación creado para la relación, y que desarrolla sus estructuras a través de la interacción con otros. Así pues, vamos construyendo nuestro sistema nervioso en función de las relaciones que mantenemos con otras personas.

Nuestras respuestas o nuestros comportamientos influyen en las emociones, la biología y la mentalidad de la gente que nos rodea y viceversa; así pues, el comportamiento desadaptado no es el resultado de ningún defecto moral, ni de una falta de fuerza de voluntad, ni del mal carácter.
El comportamiento es el resultado de cambios reales que se producen en el cerebro (Van der Kolk) cuando nos relacionamos con otras personas. Si las relaciones son negativas (sobre exigencia, malos tratos, elevado estrés, etc) y poco estimulantes, las respuestas serán desadaptadas, mientras que si son positivas (adecuados vínculos y confianza), las respuestas serán proactivas y adaptadas.
Gracias a los avances en este área, cada vez tenemos más información para saber qué cosas tenemos que hacer y qué cosas no tenemos que hacer para lograr el mejor desarrollo posible de nuestros niños y niñas, para que crezcan sanos, felices y se desarrollen de forma adecuada.